martes, 12 de enero de 2010

Boulevard Atlantic, las desventuras de esperar un tren que nunca llegó

Hacia fines del siglo anterior al pasado, se inauguró el servicio de ferrocarriles a Mar del Plata. Eso fue en 1886.

Esa llegada era, por entonces, un anuncio de la expansión. Un mojón en una traza que pretendía seguir creciendo hacia el sur de la Ciudad, hacia Miramar, y más también.

En 1890 se terminó de construir, en Mar del Sud, el Boulevard Atlantic Hotel. Por capricho, hoy —120 años después— está en el mismo sitio que ocupaba entonces.

Un hotel de lujo, en el medio de un desierto de pampa marina. Cincuenta kilómetros al sur de la ya pujante Mar del Plata. Una apuesta —perdida— de sus constructores, que esperaban que con la llegada del tren el hotel duplicara —quien sabe triplicara— su valor.

Los señores enriquecidos (ya por entonces, a expensas del estado) irían en su camarote privado, montado sobre rieles flamantes, a tomar baños de sol y remojarse en el frío mar que acuna al hotel. Se calzarían un traje de estricto blanco para jugar al tenis, y se excitarían en el cine viendo rodillas descubiertas.

Estuvo casi todo. El hotel majestuoso rodeado de nada (“Una manzana entera pero en mitá del campo”, como ha dicho Jorge Luis de otra fundación), las pistas de tenis y sus redes, el cine y las rodillas descubiertas.

Pero faltó que llegara el tren. Se dijo que en la Ciudad de La Plata se frustró, adrede, el crédito que financiaría la extensión. Que competidores hoteleros incidieron en esa decisión. Que bla, bla, bla.

Lo cierto es que el tren nunca llegó. Que a los señores enriquecidos les pareció de poco rico completar el trayecto en coche, con caballos enlodados, cargando baúles con trajes que perderían su blancura. Y, entonces, el hotel quedó en mito.

Cuando el hotel era más mito que hotel, me alojé en él. Escuché que supo ser refugio de gauchos judíos, escuché los fantasmas que lo recorren, escuché que alguna vez el hotel fue dado en pago de una moderada deuda de juego contraída en el casino de la ciudad vecina que retuvo el tren para sí.

Pero estoy impedido de contar esas otras historias aquí: son de hoteles, y no de trenes.

12 comentarios:

  1. mar del sud? está más allá de mar del plata?
    las historias de hoteles también están buenas, podrías abrir otro blog...

    ResponderEliminar
  2. La piel de gallina. Voy a Mar del Sur desde antes de poder andar a pie.
    El hotel tiene infinitas historias que incluyen hasta un cine improvisado con final contado por el dueño si se cortaba la luz, por ejemplo.
    Mi abuelo me contaba del tren que nunca llegó.
    Esta vez usted me hizo extrañar!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. qué bueno recordar estas historias que ya nos contabas hace un tiempo, sentados a la sombra de unos árboles, esperando el asado, ahí a unos minutos del boulevard atlantic.

    ResponderEliminar
  4. Excelente historia! llegué a Mar del Sur un día en que no había nada que hacer en Miramar, y conocí el Boulevard Atlantic. También supe de una historia de no se qué escritor que pasaba los inviernos allí, escribiendo (Bioy?).
    Sus historias mejoran día a día!!

    ResponderEliminar
  5. Empezó lindo. "Hacia fines del siglo anterior al pasado". Son contadas las veces que se funden con tanta gracia la precisión y la poesía.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. En serio te hospedaste ahí? querido, que privilegio, conocí el hotel de chico, una belleza espectral

    ResponderEliminar
  7. casi adulta, apenas si doy abasto con este blog

    justblueeyes, habremos compartido un jugo de kiwi y frutilla?

    mato, esperemos que se repita pronto.

    Agustín, no se referirían a mi? no pasé inviernos, pero sí algunos meses estivales.

    Ale, gracias

    PM, sí, y comí en el comedor (era con pensión completa) y fui al cine. Hace de esto muchos años. Era como viajar a otro mundo.

    ResponderEliminar
  8. SAL. Genial tus historias de trenes.
    Con lo que fueron y son (más por menos) nuestras redes y lo que recorrieron los metales: seguramente tienes mucho que contar.

    Estaré atento.

    ResponderEliminar
  9. Ah sido un lindo momento recorrer su relato, escrito con buena prosa. Tanto, que han dado ganas de visitar ese hotel. Mis cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  10. siiii....yo conozco mar del sud y el hotel....es re grande y se nota que es muy antiguo....se quedó perdido en el tiempo...ojalá cuentes la historia de ese hotel, además deberían abrirlo como museo antes que lo vendan y tiren abajo.

    ResponderEliminar
  11. Acabo de empezar un blog.
    Entren, lean y comenten si lo desean.
    Saludos!!

    http://minovioimaginario.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. Que lindo Sal, viaje en el tiempo.
    Y tantos trenes que no llegan...

    un abrazo, Vir

    ResponderEliminar